in ,

6 preguntas que una persona educada evitará hacer

Cuando hablamos de educación a la hora de dirigirnos a otra persona, debemos seguir algunas normas. A veces creemos que dichas normas se refieren sólo al tono de voz o las normas del buen hablante y buen oyente. Pero no es suficiente, dentro del contexto de la conversación también es muy importante seguir algunas recomendaciones. Estas con el fin de no incomodar a la otra persona y crear una conversación desagradable. Para ilustrar la idea se presentan 6 preguntas que una persona educada evitará hacer.

#1 ¿Cuánto tiempo llevan juntos?

En realidad cuando se trata de relaciones de pareja debemos dejar que la otra persona tome la iniciativa. También es importante detectar en primer lugar como realizan la presentación. Por lo general si tienen una relación lo harán saber desde el principio, por ejemplo: Le presento a mi esposa(o). Si no realizan esto, puede ser que no desean dar a conocer su situación o son sólo amigos. En este caso es preferible no realizar ninguna pregunta incómoda que nos haga quedar como indiscretos.

#2 ¿Es ella tu madre? ¿Es el tu padre?

Existen varios casos donde esta pregunta puede resultar realmente incómoda. En primer lugar, puede ser una pareja con una marcada diferencia de edad, quienes pueden sentirse ofendidos por esta pregunta. En segundo lugar, puede ser que sean familia pero la pregunta puede hacer suponer que se ven mayores. Por ejemplo, en caso de ser hermanos, preguntar si es la madre puede ocasionar un mal rato. En tercer lugar, pueden ser personas que no se llevan bien y hacerles pasar como parientes no es grato.

#3 ¿Cuánto cuesta?

Por lo general, no es bien visto indagar sobre la situación económica de las personas. Esto incluye su salario, cuanto le ha costado algún artículo o bien, entre otros. En muchos casos la persona no gana lo suficiente y cualquier pregunta al respecto puede revelar su situación. Otro caso puede ser realizar preguntas sobre el precio de alguna compra realizada con el fin de comparar precios. Esto puede verse como intención de averiguar sobre el nivel adquisitivo. En realidad se recomienda evitar realizar cualquier pregunta de este tipo.

#4 ¿Realmente necesitas esto?

Un tema del cual se disfruta a la hora de una conversación es aquella relacionada con los pasatiempos. Escuchar sobre el hobbie de otras personas resulta bastante entretenido pero debemos tener cuidado al realizar preguntas. Por ejemplo si un hombre tiene afición por el paracidismo y hacemos comentario sobre lo costoso de ese pasatiempo. En este caso puede entenderse como que la persona derrocha su dinero en algo tonto.

#5 ¿Tendrán hijos?

Tocar en una conversación temas que involucre hijos puede ser una bendición o realmente algo de mal gusto. Si conocemos a la persona es posible realizarlo sin consecuencias, podemos ser directos, por ejemplo: ¿cómo está tu hijo? Pero en el caso que no tengamos información previa es preferible dejar fluir la conversación. Puede suceder que conozcamos una pareja y le preguntemos cuantos hijos tienen y no puedan tener hijos provocando entristecerlos. También se presenta la situación en la que preguntamos sobre cuánto tiempo lleva de embarazo y resulta que solo tiene sobrepeso.

#6 ¿Esto durará para siempre?

Este punto involucra hablar sobre cualquier mejora estética que se realice. Puede ser desde un tatuaje, un piercing o una cirugía estética. En el caso de las cirugías estéticas por lo general las personas desean que los cambios parezcan naturales. Resulta incómodo recibir algunas preguntas al respecto, por ejemplo ¿Cómo bajaste tan rápido de peso? Es preferible en este caso decir “Que bien te ves” o cualquier otro cumplido. En el caso de los tatuajes o piercing es distinto ya que son del tipo artístico y se desea que llamen la atención. Pero el hacer preguntas como: ¿Eso te durará toda la vida? Puede sonar a que has hecho algo tonto o que no quedó bien.

¿Cómo hacer frente a una pregunta incómoda?

Es difícil planificar por adelantado cómo vamos a reaccionar ante una pregunta incómoda. Es recomendable cambiar de tema o evadir la pregunta esperando que se sobre entienda que no deseamos tocar ese tema. En caso que la otra persona no capte la señal, podemos de una manera educada indicar que no deseamos hablar al respecto. Respetar la vida privada de las demás personas refleja gran parte de nuestra educación. Por tal razón el ser prudente nos ayudará a tener conversaciones entretenidas y agradables, ganando amistades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Edmilson Alcântara y Karine de Souza. Una inspiradora historia donde el amor pudo más que la apariencia

Países con los hombres más calientes