in

Edmilson Alcântara y Karine de Souza. Una inspiradora historia donde el amor pudo más que la apariencia

Día a día, pasamos horas tras un espejo quejándonos de nuestra apariencia o prestándole atención a detalles poco relevantes. Ya que, aunque no lo aceptemos, vivimos de las apariencias y nos juzgamos y juzgamos a los demás por ella. Vemos publicaciones a través de internet que nos indican cómo debemos vernos, vestirnos y hasta cómo actuar. Esto ha traído como consecuencia perder lo más valioso de nosotros, nuestra infinita capacidad para amar y ser amados. En esta historia, Edmilson Alcântara y Karine de Souza. Una inspiradora historia donde el amor pudo más que la apariencia.

Edmilson Alcântara nacido en Ceará en Brasil, no siguió los patrones sociales, inclusive repudiados en el antiguo testamento. David en un principio no fue tomado en cuenta por su padre para el trono por su baja estatura. Posteriormente al ver esta penosa situación, el señor le dijo a Samuel: “No consideres su apariencia ni su altura, porque lo he rechazado. El Señor no mira las cosas que la gente mira. La gente ve la apariencia externa, pero el Señor mira el corazón»(1 Samuel 16: 7).

Por tal razón, el hecho que Edmilson Alcântara se comprometiera en matrimonio con Karine de Souza resulta una verdadera historia de amor.

Karine cuenta con 28 años de edad, padece de una rara enfermedad llamada Xeroderma Pigmentosum. Dicha enfermedad genera una extrema sensibilidad en la piel a los rayos ultravioleta (UV) al entrar en contacto con ellos. Produce despigmentación, además de marcas y lesiones profundas, su vida social y autoestima se han visto afectadas. Según investigaciones realizadas no tiene cura. Pero esto no la frenó en su fuerte deseo por llevar una vida normal a pesar de su apariencia.

En sesión de fotos realizada por el fotógrafo Daniel Panisson se evidencia el gran amor y fuerte conexión entre ambos. En Facebook comentaron: “¿Alguna vez te has preocupado por la apariencia y te has olvidado de preocuparte por los sentimientos?”. Y ha llenado de inspiración a sus seguidores quienes creen que el verdadero amor va más allá de lo físico.

El encontrarse no fue casualidad, fue una reunión espiritual, sus cuerpos debían conocerse para que sus almas se compenetraran. Según Daniel Panisson el retratar el amor de esta pareja le trajo paz y mucha inspiración para su alma. Debemos dejar de quejarnos por lo que somos, aceptar la vida como se presenta, pero más que todo ser agradecidos. Esta historia nos lleva a pensar cuanto tenemos y cuanto debemos agradecer a diario.

photo credit: Daniel Panisson 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las mujeres bellas de Bond, antes y después

6 preguntas que una persona educada evitará hacer